Blogia
Rincón Olvidado

La burra del Emiliano

La burra del Emiliano

Emiliano ya vendió la burra. Su presencia por las calles de Grisel e incluso las de la vecina Tarazona era habitual, cargando sobre ella cualquier cosa del campo que tuviese que transportar. A los críos del pueblo nos asombraba la burra, tan elegante, tan bonita, la última del pueblo, así como nos asombraba el carácter de Emiliano, hombre de pueblo; hombre de su pueblo. Pocas personas se han montado encima de la burra hasta que la vendió.

Ahora, la burra sigue viva y sigue en el pueblo, pero Emiliano ya no tiene edad para seguir trabajando el campo. La burra ya no vive debajo del castillo, sus rerbuznos ya no se escuchan paseando junto a la cuadra. Ahora, la burra vive en el extrarradio y sus rebuznos se siguen escuchando, mezclados con los balidos de la cabra. Sin embargo, su pesada vida tiene un aliciente: no ha sido abandonada, ni sacrificada, ni tampoco ha tenido que dejar el pueblo. Los animales, muchas veces, tienen mejor vida que las propias personas.

(*) La foto de Emiliano y su burra, junto al casino de Tarazona, en las orillas del Queiles, la encontré en Flickr.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Albertico -

Oooh! En mi pueblo teníamos algo parecido, la Pilarín con su pony, y a veces nos montábamos, jijiji.

PD: cambia de diseño, es incomodísimo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres