Blogia
Rincón Olvidado

Zombie

Zombie

Septiembre ya, el tiempo pasa inexorable en el reloj, con la misma rapidez que los recuerdos pasan por la mente. Porque el tiempo es sólo eso, recuerdos. Recuerdos que se meten en las entrañas y todo lo cubren. Recuerdos que borran el presente y lo reducen a un fracaso más en la barra de un bar, de una txozna de fiestas o de una puñalada trapera por la espalda, de esas que duelen hasta lo más profundo, en esas mismas entrañas protegidas por el recuerdo. ¡Cómo puede haber gente tan hipócrita!

Zaragoh2no!za es cada vez menos mía. Cada vez me siento más extraño en mi propio barrio, me siento extraño entre mis amigos y me siento extraño también en el autobús, viendo pasar gente acurrucado en el asiento. Sí, hoy soy un extraño en búsqueda de lo propio, una marioneta del mismo sistema que me hace buscar otra parada de autobús para consumir cerca de ella.

Nunca pensé que un verano podía hacer replantearme tantas cosas, podía hacerme visitar todos los rincones olvidados del fracaso y hacer saltar por los aires, con la incongruente rotundidad del recuerdo, todas y cada una de las vidas y relaciones construidas. Nunca pensé que iba a sentirme un extraño en mi propia vida. Pero hoy, con el septiembre del recuerdo y la apasionada lucha en la terrible búsqueda de un cotidiano salvajemente hecho especial, ando cada vez más perdido en un mar de sueños, en un continuo Sobrarbe de emociones y en una marabunta de palabras entrecortadas que, minuto a minuto, el cierzo se encarga de levantar y hacerlas volar lejos, allá a donde no se pueden coger con la mano, allá donde la vista no alcanza, allá donde todo no es sino una valerosa utopía a la que le faltan cojones.

Allá donde el cierzo pose mis palabras. Quizá ese sea mi sitio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

il rotro -

a vegades a la teva edad........
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres